En un planeta con población creciente y recursos naturales finitos, el reciclaje se ha convertido en una responsabilidad de todos, incluido, el sector construcción.

En un estudio publicado en 2017 llamado “Producción, uso y destino de todos los plásticos jamás fabricados.”, Ronald Geyer y su grupo de científicos aseguraban que, en la historia, se han producido cerca de 8.300 millones de toneladas métricas de plástico, de las cuales, 6.300 se han convertido en desechos plásticos. De esta última cantidad, solo el 9% ha sido reciclado. Si bien el estudio contempla datos de todos los plásticos usados (no solo los relacionados al sector construcción), da una buena visión del problema y muestra que las tasas de reciclaje, en general, son muy bajas.

El PVC es uno de los materiales más comunes en la construcción, e incluso, en productos utilizados en la vida cotidiana. Por lo anterior, es importante entender nuestra responsabilidad con el planeta y tomar acciones que aumenten considerablemente el reciclaje de este y otros materiales. Lograr esto no es imposible y ya existe un buen ejemplo. En abril de 2016, Pavco y Ambientes Plásticos iniciaron un proyecto piloto en donde se recuperaban tuberías y accesorios de PVC sobrantes de las obras de construcción, y posteriormente, se clasificaban, limpiaban y reprocesaban para obtener nuevos productos con una vida útil igual a la del producto original. Hoy ese proyecto piloto está constituido en el programa “Recicle con Pavco”, y hasta la fecha acreditan más de 78 toneladas de material reciclado.

Por todo lo anteriormente mencionado, consideramos importante resolver las preguntas más frecuentes relacionadas al PVC y al reciclaje, con el propósito de que en el sector construcción se entienda que no es difícil reciclar este material, y que iniciativas como “Recicle con Pavco” pueden ser replicadas al interior de cada empresa con este y otros materiales.

¿Es el PVC reciclable?

Sí. El hecho de ser un material termoplástico le permite ser fundido, moldeado y enfriado para obtener un nuevo producto útil en el sector de la construcción o para otra industria.

¿Es el PVC difícil de reciclar?

No. El PVC no presenta dificultades intrínsecas en su reciclaje. Los sobrantes de producción de PVC se han reciclado por muchos años, a manera de un buen mantenimiento del hogar. El reciclaje de aplicaciones en su etapa posterior representa un reto más complicado porque usualmente hay una gran cantidad de materiales que se encuentran combinados en la aplicación final (por ejemplo, PVC, vidrio, madera, caucho y metal en ventanas), y también porque para reciclar nuevos productos es necesario un suministro homogéneo y limpio de PVC.

Sin embargo, hay muchos esquemas satisfactorios de reciclaje operando en Europa actualmente. Por ejemplo, asociado a la construcción, los tubos se reciclan en Suiza y en Holanda, los perfiles de ventana y pisos en Alemania y Austria, y en otras industrias, las botellas en Francia, Italia, Bélgica y el Reino Unido. Hay una extensa gama de aplicaciones para reciclar, incluyendo su conversión al estado inicial de los mismos productos (por ejemplo, ventanas, pisos, y techos), o inclusive a productos totalmente diferentes (por ejemplo, de botellas a tuberías).

¿Cuánto PVC va a parar a los vertederos de residuos?

Por lo pronto, muy poco. Una de las razones para que el nivel de PVC en los desechos domésticos sea tan bajo es que más del 70 por ciento de este material es utilizado en aplicaciones que tienen una vida útil superior a 10 años. Más del 40 por ciento de todo el PVC producido va destinado a aplicaciones con una vida de servicio estimada en más de 50 años. Algunos productos para el sector de la construcción, como las tuberías para agua potable, pueden durar más de 100 años. Sin embargo, se deben contemplar estrategias para aumentar el reciclaje de este material, pues los mayores flujos de desechos de PVC de larga vida comenzarán a entrar a la cadena de desechos después del año 2010.

¿Pueden aprovecharse o disponerse de manera segura los residuos de PVC?

La mayor parte de los productos de PVC son de larga duración, pero cuando llegan al final de su vida útil pueden ser tratados de la misma manera que otros productos de consumo, mediante eliminación o reciclaje. Debido a que la mayoría de productos relacionados a la construcción son de larga duración (tubería, perfilería, pisos y ventanas, entre otros), de momento, no se encontrará gran cantidad de material para ser eliminado o reciclado.

PVC representa menos del 0.5% de los residuos municipales, y su disposición o incineración no presenta problemas diferentes a los que se presentan con cualquier material. Las dioxinas son producidas mediante el proceso de incineración de casi cualquier cosa, desde basura y Madera hasta combustible. Hoy en día la mayor fuente de dioxinas son las incineraciones a cielo abierto, éstas producen dioxinas y otros productos tóxicos aún sin contener PVC, es por esto que este tipo de incineración ha sido prohibido en diferentes lugares. Desde los años 70´s la producción de dioxinas se ha reducido constantemente, mientras que le producción de PVC se ha incrementado sustancialmente.

¿Cómo es el comportamiento al final del ciclo de vida de los productos de PVC comparado con las otras alternativas?

El PVC no es sólo reciclable, sino que realmente está siendo reciclado desde hace varios años. Ha sido probado que inclusive después de 3 o 4 procesos de reciclaje, se mantienen sus propiedades mecánicas, a diferencia de lo que sucede con las poliolefinas donde la cristalinidad, oxidación y cambios en el peso molecular reducen las propiedades después de haber sido reciclado.

En conclusión, el PVC es un material que no representa mayores complicaciones para ser reciclado, y que permite crear nuevos productos con la misma longevidad a la del producto original. Hoy en día, no son muchos los productos hechos de PVC que hayan cumplido su vida útil, debido a que estos se caracterizan por ser de larga duración. Sin embargo, en el futuro cercano ya algunos de estos productos llegarán a su duración máxima, pues la comercialización del PVC inició a mediados del siglo pasado. Muy a pesar de las facilidades que da el material para su reciclaje, es nuestra responsabilidad que estos productos sean reciclados y no desechados como basura. Está en nuestras manos lograr este cambio.

Notas:

  • Las anteriores respuestas corresponden a la información recolectada y entregada por la empresa Mexichem, a través de su experiencia y conocimiento de los productos en cuestión.
  • Dentro del texto se incluyen links de un artículo de National Geographic acerca del estudio mencionado, y del programa “Recicle con Pavco”.

Author

Daniel está constantemente, sino siempre, buscando buenas historias para contar. Se especializa en temáticas sociales e impacto. Apasionado por entender el mundo a través de datos. Director del blog.

Escribir un comentario