La transformación digital está presente en el sector y las empresas no se quieren quedar atrás. A continuación, una guía de cómo incorporarla rápidamente.

Mucho se habla últimamente de la transformación digital, de la velocidad de los cambios, de las tendencias y los nuevos desarrollos. Surgen también muchas opiniones alrededor de estos asuntos, llegando en ocasiones a abrumarnos y dejarnos sin saber qué podemos hacer para no quedarnos atrás.

Puede incluso llegar a generarse confusión y perder el rumbo en las decisiones de negocio por el afán de emprender acciones, sólo por vencer el temor a quedarse paralizados o atrás de las tendencias.

En esta miniserie de dos artículos, escritos por dos expertas en innovación de ESENSI, abordaremos la temática de la transformación digital dentro del sector: ¿para qué sirve? ¿por qué es importante? ¿cómo aplicarla? Y otras inquietudes que son comunes. El momento de la innovación y el cambio en la ingeniería y construcción ha llegado, y está más que claro que no esperará a nadie.

Empecemos por lo más básico, y aclaremos el concepto de transformación digital.

¿Qué se entiende por transformación digital?

Una buena explicación sobre este concepto es la dada por la experta en tecnología, Margaret Rouse:

La transformación digital es la reinvención de una organización a través de la utilización de la tecnología digital para mejorar la forma en la que la organización se desempeña y sirve a quienes la constituyen. Digital se refiere al uso de la tecnología que genera, almacena y procesa los datos”.

Con este concepto aclarado, podemos avanzar hacia aspectos más profundos de la transformación digital.

¿Para qué sirve?

Para determinar la utilidad de la transformación digital es fundamental tener el norte claro, es decir, claridad en la estrategia y metas ambiciosas del negocio, puesto que los compromisos con los accionistas y dueños de las empresas siempre se materializan en realidades tangibles y medibles. Así mismo, escuchar a nuestros clientes y entender sus verdaderas necesidades se vuelve relevante a la hora de definir qué acciones se implementarán para materializar mayores resultados como producto de la transformación digital en las empresas.

El sector de ingeniería y construcción en los últimos años ha presentado niveles bajos de productividad y rentabilidad. Cada vez es más común escuchar a los líderes de compañías del sector quejarse por los bajos márgenes, la complejidad de los proyectos y la dificultad para encontrar mano de obra calificada sumado a un cliente/consumidor cada vez más exigente e informado.

Los clientes del sector de I&C (Ingeniería y construcción) se quejan continuamente del servicio recibido, de los fallos en sus edificaciones y las demoras en recibir sus unidades de vivienda, lo cual no ocurre tan comúnmente cuando compran otros servicios o productos. Al contraponer esta percepción a la de los constructores e inmobiliarios, se encuentran respuestas que excusan sus entregables: procesos que no tienen fin, innumerables trámites, nuevos competidores y un sinfín de dificultades que impiden cumplir sus promesas a los clientes. Es justamente ante esas dificultades que aparece, como algo mágico, la transformación digital para solucionar las dificultades.

Es común pensar en contratar asesorías y desarrollos de software para digitalizar los procesos existentes en la empresa y dar una mejor atención a los clientes con el deseo de generar mejores resultados económicos. Sin embargo, el resultado es deficiente, la inversión es alta y casi nunca se percibe un mejor margen económico.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Definir la estrategia

Lo primero es tener claro el foco de la estrategia de la empresa y centrarnos en él. La focalización nos permitirá tener los criterios para priorizar lo que al negocio le hace falta e identificar los caminos que debemos crear para lograr el resultado. El foco estratégico nos da las pautas para cumplir los objetivos organizacionales y de esta manera lograr el crecimiento y resultados esperados.

Centrarse en la experiencia del cliente

La transformación digital tiene sentido si permite que el cliente quede más satisfecho, transforme la manera en cómo estos se relacionan con la empresa, genere mayor fidelidad y logre captar nuevos clientes.

Para validar la implementación de procesos de transformación digital en nuestra empresa, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Con la nueva tecnología digital entrego mi producto/servicio en menor tiempo a mi cliente?
  • ¿Simplificaré a mi cliente las acciones durante el momento de la compra?
  • ¿Evitaré a mi cliente pérdidas de tiempo?
  • ¿El valor percibido por el cliente será excelente?
  • ¿Estoy alcanzando mayores ventas y rentabilidad en mi negocio?

Si las respuestas son afirmativas, significa que las innovaciones en transformación digital que estoy planteando implementar sí agregan valor para mi negocio.

Excelencia operacional

Para cumplir la promesa de valor a mis clientes debo garantizar que la operación del negocio es la mejor. Nos referimos a los procesos productivos, logísticos, transaccionales y administrativos, los cuales, deberían ser altamente eficientes. Es allí donde se abre otra oportunidad para innovar con soluciones de transformación digital aplicadas al negocio.

Para validar si las propuestas de transformación digital que estoy planteando llevar al negocio si puedan contribuir a la excelencia operacional, puedo hacerme las siguientes preguntas:

  • ¿Los costos y gastos se podrían reducir?
  • ¿Los tiempos de producción/construcción serán menores?
  • ¿Bajarán las pérdidas en el uso de materiales y mano de obra de construcción?
  • ¿Los costos logísticos se podrían optimizar?
  • ¿La productividad se incrementará?

La transformación digital agrega valor al negocio en la operación siempre y cuando las respuestas a estas preguntas sean afirmativas. En caso de ser negativa, es conveniente replantear y hacer una reingeniería en sus procesos pensada desde el diseño de los mismos antes invertir esfuerzos, tiempo y dinero en un proyecto de transformación digital.

La transformación digital ha llegado al sector construcción para quedarse.

El valor del aprendizaje

Escuchamos con frecuencia que se repiten fallos similares y que nos cuesta aprender de los errores. En algunas empresas invierten grandes sumas de dinero y tiempo para recolectar el conocimiento y almacenarlo cuidadosamente, sin embargo, nos desconcertamos al observar que se falla una y otra vez en los mismos asuntos. Es en este punto donde es inevitable preguntarse: ¿qué pasa? ¿es en vano el esfuerzo? ¿qué hay que hacer para que aprendamos de los fallos y no se repitan?

Es en casos como los anteriores cuando la transformación digital debe acompañarse de la creación de nuevos hábitos, de cambiar paradigmas y acompañarse de un programa de transformación cultural, lo cual facilitará evidenciar los resultados.

Los cambios empiezan cuando desde los líderes se emiten mensajes dicientes, como aplaudir el arriesgarse a ensayar y probar nuevos métodos y tecnologías, el demostrar que sí se quiere innovar y transformar sacando Productos Mínimos Viables (MVP) en menor tiempo, o experimentando entendiendo que en ocasiones los resultados no salen como esperábamos y lo que obtuvimos fue un aprendizaje. Es clave entender que este aprendizaje hay que socializarlo e interiorizar para que realmente se apropie y se evite repetir los errores, es decir, crear una cultura donde se celebra el aprendizaje.

Es en este último punto, donde la transformación digital contribuye a facilitar que el conocimiento sea llevado a la acción, en disminuir los tiempos para socializar los aprendizajes, en poner al servicio del negocio el conocimiento y la información. Así se podrá evidenciar como la transformación digital agregó valor al negocio ya sea disminuyendo fallos y reprocesos o aumentando el margen por la adopción de las implementaciones que aportan a la disminución de tiempos de construcción.

Author

Ana María Mesa es ingeniera civil y cuenta con 30 años de experiencia en una de las empresas líderes de Construcción en Colombia. Ana María posee un MBA, y destaca por su experiencia en desarrollo e implementación de modelos de innovación y consolidación de redes con el ecosistema, productividad y logística aplicada a construcción, metodología BIM, y desarrollo de emprendimientos, entre otras especialidades. Conecten a través de LinkedIn: bit.ly/AnaMariaMesa                                                                 Sara Correal cuenta con amplia experiencia en innovación, pues lleva 12 años trabajando en el descubrimiento de nuevas formas de hacer las cosas. Con estudios en ingeniería de diseño de producto y una maestría en administración de proyectos e innovación, Sara ha podido aplicar sus conocimientos en emprendimientos, investigación y consultoría, entre otros. Ha trabajado en las empresas EAFIT, Lara Diseños, In-Nove, Constructora Conconcreto y Pactia. Contáctala por medio de LinkedIn: bit.ly/SaraCorreal

Escribir un comentario